Cómo los cambios automáticos superaron a los manuales en velocidad y eficiencia

- Hace 9 meses

Los avances recientes han hecho que la caja automática sea dominante.

Transmisiones automáticas vs. manuales

Las transmisiones automáticas fueron inventadas por GM en la década de 1930, pero en su mayor parte, eran lentas y rudimentarias. A escala comercial, las automáticas no se implementaron hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Aunque la caja automática disminuyó la cantidad de trabajo que un conductor tenía que hacer, los coches equipados con estas «cajas de sorpresas» eran más lentos y menos eficientes en cuanto al consumo de combustible.

Las transmisiones manuales podían vencer a las automáticas cualquier día. Esto se debía principalmente a la forma en que el par se convierte en cada tipo de transmisión. En las manuales, casi el 100% del par de un motor se traduce directamente en la rotación de la rueda. Las primeras transmisiones automáticas, por otro lado, usaban un convertidor operado hidráulicamente con una bomba y una turbina.

La transmisión automática operada hidráulicamente es exactamente la razón por la que durante años, nunca pudo alcanzar el mismo nivel de eficiencia que las automáticas. A medida que el motor de un coche se acelera, el deslizamiento del fluido aumenta, comenzando a hacer girar la turbina. La rotación de la turbina impulsa las ruedas, y a medida que el deslizamiento varía, la transmisión automática cambia de marcha. Como no hay una conexión directa entre la bomba de la transmisión y la turbina, la eficiencia en los primeros sistemas automáticos era inferior al 80 por ciento.

Los avances en los últimos 15 años

Sin embargo, en los últimos 15 años, los ingenieros han hecho avances significativos en las tecnologías automáticas. La automática es ahora tan buena o mejor que sus homólogos manuales. Las transmisiones automáticas modernas pueden ahora lograr una conversión del 100% del par, como las manuales, a través de la implementación de tres dispositivos: mayores relaciones de transmisión, controles electrónicos y convertidores de par.

Ahora hay automáticas con 8 o 9 marchas, que permiten que el motor de un coche funcione eficientemente alrededor de las 1500 RPM en todas las velocidades. Los controles electrónicos también permiten que el sistema controlado por ordenador cambie de marcha en el momento específico indicado por el motor. Normalmente, estos sistemas interactúan con los controles del motor y pueden, con mayor precisión que los conductores humanos, decir cuándo debe cambiar una transmisión.

Estos controles electrónicos alimentan todos los convertidores de par que establecen una conexión mecánica dentro de las transmisiones automáticas. Estos convertidores de par establecen una interfaz mecánica entre la bomba y la turbina para lograr el mismo nivel de eficiencia que los manuales. Con todos estos avances combinados, la caja de cambios automática es ahora tan buena o mejor que la manual.

Sólo el 3,1% de todos los coches vendidos en los EE.UU. están equipados con transmisiones manuales ahora, y los adolescentes americanos simplemente no están aprendiendo a conducir de forma manual. Los automáticos también son mejores para el off-roading debido a la naturaleza agitada de la conducción, así como son superiores para las grandes industrias de camiones. Los humanos pueden ser bastante precisos cuando se trata de cambios manuales, pero las interfaces manejadas por ordenador siempre ganan.

Ahora, se puede decir, «los coches para el día a día son automáticos porque son más cómodos, pero los superdeportivos nunca dejarán de ser manuales», pero esa afirmación sería errónea. No puedes comprar un Lamborghini, Ferrari o McLaren nuevo equipado con una transmisión manual. Es imposible.

Eso también se ve reforzado por el hecho de que Mercedes, Range Rover y Lexus tienen transmisiones automáticas de 7 a 8, o incluso 9, velocidades que superan con creces a las transmisiones manuales. Incluso los coches diseñados para el lujo y la velocidad están cambiando a las cajas automáticas. La tecnología está simplemente venciendo a la vieja interfaz mecánica humana.

Entonces, ¿cómo es que las transmisiones automáticas superaron a las manuales? Bueno, a través de la incorporación de la ingeniería innovadora y el procesamiento digital a la velocidad de la luz, las transmisiones automáticas tienen mejores reacciones y tiempos que los humanos jamás podrían tener. Esto significa que una unidad de control electrónica siempre puede superar sus cambios y maximizar la eficiencia del combustible y la velocidad, perfectamente en sintonía con la capacidad del motor.